Prosa poética

Llega el frío

Se acaba este verano fugaz.
Diferente.
En el que “gracias” a la mascarilla hemos aprendido a mirar a los ojos,
a añorar esas cosas que son tanto -aunque parecieran insignificantes-,
a descubrir que también hay belleza a la vuelta de la esquina.
Está a punto de marcharse un verano
marcado por el miedo y la incertidumbre,
por la ausencia de abrazos que lo curan todo,
y de despedidas que no va a sanar el tiempo.
Se va el verano,
y llega un otoño en el que ese miedo e incertidumbre van a seguir marcando el calendario,
pero con metas que son nuevos comienzos,
con ilusiones que se diluyen entre gel desinfectante y controles de temperatura.
Llega el frío.
Para recordarme que todo en esta vida es cíclico.
Que entre tanto caos volverán los atardeceres de película,
los cafés de media tarde,
las promesas de septiembre.
Y que pese al avance del tiempo
tú sigues sin cicatrizar,
y la herida todavía sigue estando presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s