Literatura

La muerte y la vida

Un féretro lleno significa dejar muchas almas vacías. Además de las lágrimas, el dolor y la ausencia, que alguien se vaya equivale a recibir una bofetada de realidad que te hace crecer a la fuerza. Que te hace ser consciente de que el camino tiene siempre un final. Y que todos llegamos al mismo destino aunque el recorrido sea diferente. Todos tenemos alguna historia que contar. La suya fue la de una vida larga. Larga y valiente. Porque no todos sobrevivieron a una Guerra Civil, o fueron testigos de un bombardeo en una estación cualquiera un frío día de febrero. Hay historias que merecen ser contadas, y la tuya quedará por siempre reflejada gracias a aquella asignatura de la carrera que nos instó a ser guardianes de la memoria y a descubrir qué suponía vivir la vida.  ¿Por qué solo nos acordamos de vivir la vida cuando nos toca de cerca la muerte? Qué pena que haya que pasar por estos momentos para apreciar que solo importa el hoy. Y que el mañana no existe. Que solo existe el hoy, y el recuerdo. Así que existes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s