Literatura

Yo conocí a los Reyes Magos

Lo confieso. Yo conocí a los Reyes Magos. Pero en contra de lo que la leyenda asegura, no eran tres hombres, sino dos hombres y dos mujeres. Cuatro personas que se encargaban de llenar de ilusión cada comienzo de año, pero también cada día en el calendario. Pronto perdí a uno de ellos. Yo a penas lo recuerdo, igual que él a mí cuando nos dejó. Cabe decir que los Reyes son magos, pero no eternos, y a él se lo llevó un mal que carcome la memoria. Después otro mal hizo acto de presencia para extirparnos la alegría de raíz y llenarnos el pulmón del viscoso alquitrán que supone la ausencia. Quedaron entonces las dos Reinas magas -pero sobre todo sabias-, que seguían irradiando luz en nuestras vidas. Su llama se apagó también hace ya algún tiempo. Y no es casualidad que la estrella sea el elemento que los identifique. Porque entre los millones de cuerpos celestes que alberga el cielo, sé que mis Reyes Magos siguen cuidando de nosotros, pese a que ahora ya no puedan encontrar el camino a casa cada Navidad. Así que de vez en cuando miro hacia arriba para darles las gracias por enseñarme a vivir, a amar y a sonreír. Y sobre todo para pedirles perdón por no haber sabido aplicarlo más con ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s